Ir al contenido principal

El Alcance de Dios

“Porque Tú formaste mis entrañas, Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado y mi alma lo sabe bien. No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en lo oculto fui formado y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas sin faltar una de ellas”.

Salmo 139. 13-16

El Salmista en esta palabra, está mediante la adoración declarando el perfecto conocimiento que posee Dios del Ser Humano.
Podríamos tomar un texto de biología del mejor científico que describa lo que sucede cuando un ser se está gestando en el vientre, sin embargo, con todo su conocimiento no podría hacerlo de una forma tan hermosa y perfecta como se hace en este Salmo.
Somos sin duda, desde las etapas más precoces de nuestra existencia conocidos y amados por nuestro Creador.
En el Salmo 139 el Salmista relata una realidad que no es posible modificar en la situación del ser humano frente a Dios: Su Omnisciencia y Omnipresencia.
Conocer la existencia humana, no es un punto en que cada uno de nosotros pueda establecer un límite cuando se trata de Dios. Este Salmo manifiesta que el alcance de Dios en cuanto conocer al hombre se extiende desde antes de nacer y mucho más allá de la muerte, en la luz y la oscuridad, despiertos y dormidos, en pasado, presente y futuro, etc. Todos estos son límites para el ser humano en términos de alcance de conocimiento.
Para muchos es absolutamente irrelevante lo que sucede en el vientre materno, pero, de total trascendencia lo acontecido luego de la muerte. Es tiempo de entender que en ambos eventos y durante ellos la participación de Dios es absoluta, ni en el vientre, ni en el cementerio suceden cosas ocultas para Dios, y por supuesto usted sabe que la muerte para un cristiano no se reduce sólo a la presencia de un cuerpo en un ataud, pues también sepa que la vida de un embrión no sólo se reduce a la presencia de un cuerpo en el vientre de un mujer.
En Dios existe un continuo del hombre con o sin cuerpo. La materialidad del ser humano marca claras etapas para nosotros pues esos son los tiempos en que efectivamente establecemos relaciones, es decir desde el nacimiento y hasta la muerte, la relación del ser humano con Dios va antes y mucho más allá.
Dios se vincula con nosotros antes del vientre: son ejemplos de ello Jeremías, que fue llamado antes de estar en el vientre para ser profeta, acerca de los profetizados e inclusive entregado su nombre antes de ser concebido está Juán el Bautista. Cristo fue un embrión y en esta etapa de embrión al encontrarse María con Elizabeth, quién tenía a Juán como feto, no pasó desapercibido como cualquier pequeño de su edad, Juán reaccionó ante Él saltando, como lo haría un bebé de 6 meses y Elizabeth llena del Espíritu Santo, llamó a María la Madre de mi Señor.

¿Podía ser Cristo el Señor de Elizabeth con sólo días de Vida?, SIN LUGAR A DUDAS, su señorío no se vinculaba con su edad, esto es superior a lo que nosotros alcanzamos a entender en el terreno de lo natural, esto es Espiritual.

Comentarios

Anónimo dijo…
Cada vez que intento dimensionar a Dios para mostrarlo a quien no lo conoce, me sorprende su grandeza y poderío. Porque no somos justos y no nos merecemos tanto de El. Sin embargo, al recordar nuestra gestación y vivencia increíble dentro del vientre de nuestra madre, tenemos que reconocer la inmensa misericordia de nuestro Señor que aun se acuerda de mí.
Te felicito por este hermoso articulo y por tu gran talento.

Entradas más populares de este blog

¿Sufre un Niño que muere en un aborto?, Carolina Antimán Echeverría

  Morir y vivir con Dignidad, en nombre de estos preceptos se diputan temas tan álgidos como el aborto y la eutanasia, ambos situados en distintos momentos, el primero en el que la vida está irrumpiendo y el segundo cuando la vida se escapa de las manos. Ambos imponen un final, sin embargo, la muerte como tal, sólo será considerada si ocurre desde el momento en que el feto se separa completamente de su de su madre a través del corte del cordón umbilical [1] . La muerte como resultado de un aborto, no existe conceptualmente, menos aún la dignidad de esa muerte. Dentro de los criterios que hoy se incluyen para determinar que una persona ha dejado de existir, se encuentran la evaluación del estado de conciencia, la ausencia de actividad cerebral, etc. Estos son criterios válidos para la vida extrauterina. Entonces surge la pregunta. ¿Es también la muerte fetal por aborto, un momento al final de la vida? Probablemente, no sea una reflexión de la mayoría, sobre todo en los países en que

630 Niños mueren en Chile durante el año 2019, sin funeral, sin nombre, y a manos de una correcta organización de nuestro Sistema de Salud.

Alguién escribió en facebook en medio de esta Pandemia: "Cuando los muertos sean tuyos, tomarás conciencia".  La muerte duele hoy, más que nunca. Nuestro sistema de Salud esta en jaque, a pesar de todos los esfuerzos económicos y humanos para salvar más vidas. Capacitaciones al personal de salud para el uso de drogas, ventiladores, equipos de protección personal, normas y más normas, que nos protejan de este virus. Sin embargo, los muertos se suceden cada día en cantidades que nunca pensamos existirían. Los personas fallecidas pueden ser una estadística, pero detras de cada una existe una familia que llora hoy y que llorará por años la ausencia. Duele porque pertenecian a hijos, a madres, a padres, a abuelos, a hermanos, a compañeros de trabajo. Fueron 630 Niños en el año 2019, que murieron en manos del mismo sistema de salud. Para que ellos murieran se inyectaron recursos al sistema de salud, se capacitó al personal y se confeccionaron normas y más normas. Sus mue

Linaje de Los Benditos de Jehovça

Linaje de los Benditos de Jehová Carolina Antimán Echeverría [1] No trabajaran en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos [2] . Isaías Cap. 65, vers. 23 Dios llama “Linaje de los Benditos de Jehová” a aquellos de su pueblo que han sido fieles a su nombre, es una declaración sobre los que Dios considera sus Siervos. Y los llama Linaje [3] de los Benditos de Jehová. Lo que deseo rescatar de esta palabra es que aquellos que seguimos a Dios de todo nuestro corazón, somos señalados por Dios como parte de algo único, Él nos adjudica una ascendencia a un grupo especial y bendecido, nos conecta a una familia que está unida por una característica, Ser Benditos de Jehová . Nos entrega una pertenencia y una historia y nos vincula fuertemente con Él. Lo extraordinario es que esta nobleza no es sólo para nosotros, es un linaje, y como tal acompañará a nuestros descendientes. Cuando entendemos lo que somos