Ir al contenido principal

La conveniencia de una respuesta: No sabemos cómo actúan los Métodos de Planificación Familiar.

Jesús es confrontado por las autoridades religiosas luego de su presencia en el Templo, le pedían explicaciones acerca de su conducta, y temían de la verdad de su doctrina.

Cristo frente a tal actitud de desafío decide responder a sus requerimientos no sin antes, presentar ante ellos una pregunta de una sóla respuesta, una respuesta simple y clara, una respuesta que determinaba asumir una postura con las naturales consecuencias.

Si ellos respondían que el Bautismo de Juán era del cielo, afirmarían que este vino de Dios y derribarían su propia autoridad, pues ellos No habían creído en él, entonces abiertamente reconocerían que cometieron un error, y el orgullo de su alta investidura evidentemente no lo permitiría.

Por otro lado si la respuesta es que éste bautismo era de los hombres, dejarían de tener el apoyo y respeto del pueblo, pues el pueblo SI reconocía a Juán como un Profeta.

Ellos temían la reacción de sus propias ovejas…

Entonces deciden responder a Jesús, de un modo cómodo, que evitara tanto compromiso y tanta honestidad. La respuesta fue: No sabemos.

Si embargo la posterior contestación de Cristo “Tampoco yo os digo con qué autoridad hago estas cosas”, no correspondía a un No Sabemos. Cristo conociendo el pensamiento de sus corazones sabía que la verdadera respuesta era “No queremos responder”.

Jesús manifiesta siempre una capacidad de enseñanza ejemplar, una paciencia infinita, un amor a toda prueba, esto lo vemos una y otra vez en el proceso de formación de sus discípulos. Sin embargo en este pasaje vemos a Jesús categórico, frente a una grupo de autoridades religiosas que demandaban de Él una respuesta ¿Con qué autoridad había entrado al Templo y reprendido a los que hacían negocios dentro de el?.

¿Quién te dio autoridad?, preguntaban e Jesús exasperados, sin embargo, finalmente fueron ellos los que no tenían autoridad para responder, se encontraban atados y vendidos al orgullo, a la incredulidad, y al temor de la presión de sus propias ovejas.

La conversación con Cristo tuvo entonces un punto final: “Tampoco yo os digo con qué autoridad hago estas cosas

Muchas respuestas hoy resultan convenientes para autoridades e integrantes la nuestras iglesias. Muchas respuestas hoy son No Sabemos, cuando en realidad son No Queremos responder.

Frente a la pregunta, ¿Es el aborto un pecado?, ¿Son abortivos los Métodos de Planificación Familiar?

¿Es abortiva la Píldora del día después?, ¿Un(a) Médico o Matrón(a) Cristiana debería abstenerse de ejecutar procedimientos como los anteriores? ¿Cuáles son las reales implicancias de la Manipulación genética y los métodos de fecundación artificial?, ¿ Es abortivo el método de Planificación Familiar que usted usa en su Matrimonio?

Hoy día qué respondería, frente a sus hijos, a los Jóvenes o la Iglesia que lidera. Dar una respuesta clara requiere asumir una postura y sus costos, no es posible huir de un conflicto real que hoy se presenta ante nuestros ojos.

Volvieron entonces a Jerusalén y, andando él por el templo, se le acercaron los principales sacerdotes, los escribas y los ancianos, y le preguntaron: ¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿Quién te dio autoridad para hacer estas cosas? Jesús, respondiendo, les dijo: Os haré yo también una pregunta. Respondedme y os diré con qué autoridad hago estas cosas. El bautismo de Juan, ¿era del cielo, o de los hombres?

Respondedme. Entonces ellos discutían entre sí, diciendo: Si decimos "del cielo", dirá: "¿Por qué, pues, no lo creísteis?"¿Y si decimos "de los hombres"...? Pero temían al pueblo, pues todos tenían a Juan como un verdadero profeta.

Así que, respondiendo, dijeron a Jesús: No sabemos.

Entonces, respondiendo Jesús, les dijo: Tampoco yo os digo con qué autoridad hago estas cosas.

Marcos 11.27-33

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Sufre un Niño que muere en un aborto?, Carolina Antimán Echeverría

  Morir y vivir con Dignidad, en nombre de estos preceptos se diputan temas tan álgidos como el aborto y la eutanasia, ambos situados en distintos momentos, el primero en el que la vida está irrumpiendo y el segundo cuando la vida se escapa de las manos. Ambos imponen un final, sin embargo, la muerte como tal, sólo será considerada si ocurre desde el momento en que el feto se separa completamente de su de su madre a través del corte del cordón umbilical [1] . La muerte como resultado de un aborto, no existe conceptualmente, menos aún la dignidad de esa muerte. Dentro de los criterios que hoy se incluyen para determinar que una persona ha dejado de existir, se encuentran la evaluación del estado de conciencia, la ausencia de actividad cerebral, etc. Estos son criterios válidos para la vida extrauterina. Entonces surge la pregunta. ¿Es también la muerte fetal por aborto, un momento al final de la vida? Probablemente, no sea una reflexión de la mayoría, sobre todo en los países en que

Paternidad Responsable y Derechos Reproductivo, el Circo para el Pueblo, en la Discusión del Aborto. Carolina Antimán Echeverría Marzo 2012

La nueva falacia que pulula en nuestro ambiente es que necesitamos una ley que despenalice el Aborto Terapéutico, se discutió en la Comisión de Salud del Senado la idea de legislar al respecto y se presentaron argumentos más que contundentes que respaldan el hecho de que en nuestro país no necesitamos una ley , sin embargo por la falta de entereza y consecuencia  de uno que dio su voto, nos encontramos frente a la posibilidad de que se abra la puerta en nuestro país a lo que será recordado en el futuro como uno de los Holocaustos de cobertura Mundial, más atroces de la historia del hombre, el Aborto. Lamentablemente la discusión se fundamenta en conceptos rimbombantes, que se levantan en pancartas, que se anuncian en los proyectos, pero que son el equivalente a los grandes programas de espectáculo que se presentaban en nuestro país en los años 80, y que sólo tenían como objeto engañar al pueblo evitando levantar polvo acerca de las violaciones a los derechos humanos que ocurrí

630 Niños mueren en Chile durante el año 2019, sin funeral, sin nombre, y a manos de una correcta organización de nuestro Sistema de Salud.

Alguién escribió en facebook en medio de esta Pandemia: "Cuando los muertos sean tuyos, tomarás conciencia".  La muerte duele hoy, más que nunca. Nuestro sistema de Salud esta en jaque, a pesar de todos los esfuerzos económicos y humanos para salvar más vidas. Capacitaciones al personal de salud para el uso de drogas, ventiladores, equipos de protección personal, normas y más normas, que nos protejan de este virus. Sin embargo, los muertos se suceden cada día en cantidades que nunca pensamos existirían. Los personas fallecidas pueden ser una estadística, pero detras de cada una existe una familia que llora hoy y que llorará por años la ausencia. Duele porque pertenecian a hijos, a madres, a padres, a abuelos, a hermanos, a compañeros de trabajo. Fueron 630 Niños en el año 2019, que murieron en manos del mismo sistema de salud. Para que ellos murieran se inyectaron recursos al sistema de salud, se capacitó al personal y se confeccionaron normas y más normas. Sus mue