Ir al contenido principal

Síndrome post aborto


En Holanda comienza a hablarse del síndrome post aborto

Cada año se practican unos 30.000 abortos en Holanda y apenas se habla de ello. Se silencia que algunas mujeres sufren ataques de ansiedad, depresión y remordimientos. La edición de Amsterdam de Metro (25 enero 2008) se ha decidido a hablar de “La otra cara del aborto”, con un amplio reportaje con testimonios de estas mujeres.

30 Enero 2008

Las mujeres que abortaron suelen intercambiar sus sentimientos en foros de Internet. Marijke Veerman, redactora del citado diario, entrevistó a unas veinte jóvenes que sufren las consecuencias de abortos practicados en 2007. Sarah, de 19 años, Amanda y Brit, que tenía 18 años cuando abortó, cuentan los motivos que las indujeron, la inseguridad con la que llegaron a la clínica y el poco apoyo que recibieron en ésta, aun cuando daban señales de no estar absolutamente seguras de su decisión.

A Sarah fue el novio quien la animó a abortar. Provenía de una familia turca que nunca le hubiera perdonado tener un hijo fuera del matrimonio. “Mi amor por mi novio era entonces más grande que por la criatura, así que acepté, cuenta Sarah. Ahora me pregunto: ¿cómo habría sido el niño?, ¿cómo habría ido todo? Le pido por favor a toda mujer que dude, que no vaya a la clínica. Nunca te lo perdonarás”.

El reportaje cita una investigación realizada en Nueva Zelanda que siguió a un grupo de mujeres de 15 a 25 años. El 42 por ciento de las que habían abortado antes de los 25 años (cfr. Aceprensa 6/06) tenían serios problemas psíquicos, el doble de las que nunca lo habían hecho. Gert-Jan Noorman, de la fundación de protección de los no nacidos VBOK, reconoce este efecto post aborto: “A nuestra asociación acuden jóvenes descontentas, con sentimientos de culpabilidad y depresiones. Nosotros lo llamamos síndrome post aborto. A veces ocurre inmediatamente después del aborto, otras más tarde, cuando la mujer se da cuenta que habría podido vivir con ese hijo”.

Un motivo de que este tema siga siendo tabú, lo achaca Laura van Lee, investigadora de la fundación Rutger Nisso Group, a que el actual gobierno quiera reformar la legislación sobre el aborto. “Médicos y partidarios del aborto temen que los testimonios sobre efectos negativos del aborto puedan llevar a limitarlo e incluso a prohibirlo”, reconoce Lee, cuya fundación más bien promociona el aborto que lo desaconseja. Añade también que por orden del Ministerio se está llevando a cabo una investigación sobre la legalidad del modo de actuar de las clínicas, a la que seguirá otra sobre las consecuencias del aborto. La ley actual permite abortar hasta la semana 22 del embarazo.

Brit reacciona de modo positivo: “Yo creo que si me hubiesen preguntado más, hubiera dicho que dudaba, pero no lo hicieron. Espero que algo cambie en las clínicas y que se tomen decisiones bien meditadas. Para mí ya es tarde. Tendré que seguir viviendo sin mi hijo”.

Comentarios

La mayor parte de la gente ve bien el aborto por lo menos en algunos casos límite, como en caso de violación; en youtube hay un vídeo de una mujer de 31 años que nació como consecuencia de la violación de la que fue victima su madre, cuando tenía sólo 15 años. Su madre se vio incapaz de darle los cuidados que merecía su futuro bebé y tomó la valiente decisión de darlo en adopción. Es muy duro ser madre con esa edad y en circunstancias tan dolorosas. Pero pensaría que mayor desgracia era quitar la vida a su hija. Ahora esta mujer da un impresionante testimonio de agradecimiento a su madre y hace una afirmación con toda la fuerza de quién defiende sus propios derechos: “Mi vida no vale menos que la de ustedes debido a la forma en la que fui concebida” Ante esto, sólo puedo darle la razón. Es interesante verlo:
http://es.youtube.com/watch?v=MiYMmwmIESA

Entradas más populares de este blog

¿Sufre un Niño que muere en un aborto?, Carolina Antimán Echeverría

  Morir y vivir con Dignidad, en nombre de estos preceptos se diputan temas tan álgidos como el aborto y la eutanasia, ambos situados en distintos momentos, el primero en el que la vida está irrumpiendo y el segundo cuando la vida se escapa de las manos. Ambos imponen un final, sin embargo, la muerte como tal, sólo será considerada si ocurre desde el momento en que el feto se separa completamente de su de su madre a través del corte del cordón umbilical [1] . La muerte como resultado de un aborto, no existe conceptualmente, menos aún la dignidad de esa muerte. Dentro de los criterios que hoy se incluyen para determinar que una persona ha dejado de existir, se encuentran la evaluación del estado de conciencia, la ausencia de actividad cerebral, etc. Estos son criterios válidos para la vida extrauterina. Entonces surge la pregunta. ¿Es también la muerte fetal por aborto, un momento al final de la vida? Probablemente, no sea una reflexión de la mayoría, sobre todo en los países en que

Paternidad Responsable y Derechos Reproductivo, el Circo para el Pueblo, en la Discusión del Aborto. Carolina Antimán Echeverría Marzo 2012

La nueva falacia que pulula en nuestro ambiente es que necesitamos una ley que despenalice el Aborto Terapéutico, se discutió en la Comisión de Salud del Senado la idea de legislar al respecto y se presentaron argumentos más que contundentes que respaldan el hecho de que en nuestro país no necesitamos una ley , sin embargo por la falta de entereza y consecuencia  de uno que dio su voto, nos encontramos frente a la posibilidad de que se abra la puerta en nuestro país a lo que será recordado en el futuro como uno de los Holocaustos de cobertura Mundial, más atroces de la historia del hombre, el Aborto. Lamentablemente la discusión se fundamenta en conceptos rimbombantes, que se levantan en pancartas, que se anuncian en los proyectos, pero que son el equivalente a los grandes programas de espectáculo que se presentaban en nuestro país en los años 80, y que sólo tenían como objeto engañar al pueblo evitando levantar polvo acerca de las violaciones a los derechos humanos que ocurrí

630 Niños mueren en Chile durante el año 2019, sin funeral, sin nombre, y a manos de una correcta organización de nuestro Sistema de Salud.

Alguién escribió en facebook en medio de esta Pandemia: "Cuando los muertos sean tuyos, tomarás conciencia".  La muerte duele hoy, más que nunca. Nuestro sistema de Salud esta en jaque, a pesar de todos los esfuerzos económicos y humanos para salvar más vidas. Capacitaciones al personal de salud para el uso de drogas, ventiladores, equipos de protección personal, normas y más normas, que nos protejan de este virus. Sin embargo, los muertos se suceden cada día en cantidades que nunca pensamos existirían. Los personas fallecidas pueden ser una estadística, pero detras de cada una existe una familia que llora hoy y que llorará por años la ausencia. Duele porque pertenecian a hijos, a madres, a padres, a abuelos, a hermanos, a compañeros de trabajo. Fueron 630 Niños en el año 2019, que murieron en manos del mismo sistema de salud. Para que ellos murieran se inyectaron recursos al sistema de salud, se capacitó al personal y se confeccionaron normas y más normas. Sus mue