Ir al contenido principal

La Presión para abortar, Carolina Antimán

“maltrato hasta obligarlos a exponer a la muerte a los niños para así no propagarse”


Este rey, usando de astucia con nuestro pueblo, maltrató a nuestros padres hasta obligarlos a que expusieran a la muerte a sus niños para que no se propagaran.

Hechos Cap. 7, Versículo 19

Realidad de los Israelitas en este momento.

Partieron con una promesa de Dios: Génesis 46:3

Y habló Dios a Israel en visiones de noche, y dijo: Jacob, Jacob.

Él respondió: Aquí estoy.

Entonces Dios dijo: Yo soy Dios, el Dios de tu padre; no temas descender a Egipto, porque allí haré de ti una gran nación. Yo descenderé contigo a Egipto, y yo también te haré volver; y la mano de José cerrará tus ojos.

Éxodo Capítulo 1

Entraron a Egipto 70 personas y se ubicaron en la frontera oriental del país, estuvieron 400 años. Ingresaron Jacob y sus hijos, bajo la cobertura de José e inclusive ayudados por los carros de faraón. Los primeros 30 años fueron de paz, sin embrago luego fueron tomados como esclavos. Al pasar los años, un faraón que desconocía o no reconocía lo realizado por José, consideró que el crecimiento de los israelitas era excesivo; lo consideró más fuerte y poderoso que Egipto, vinculó esto con una guerra y la posibilidad de que este pueblo se levantara como un enemigo (un pueblo que trabajaba como esclavo, vivía como esclavo, comía como esclavo era considerado más fuerte, por qué).

Política de Regulación de Fecundidad de Egipcios dirigida a Pueblo Israelita

1. Opresión Laboral: colocaron capataces sobre ellos y los hicieron construir 2 ciudades egipcias. Trabajo excesivo, cansancio, frustración por abuso laboral, tristeza por condición de esclavitud. Dice la Biblia que amargaron su vida con dura servidumbre (vers. 14)

El objetivo de esta medida era impedir la vida sexual de los Israelitas, sin embargo este era un pueblo que tenía sobre si la Promesa de Bendición de Dios y continuaron disfrutando de esta bendición.

2. Infanticidio masculino con la colaboración de las parteras. El infanticidio era una práctica dentro de pueblos paganos, sin embargo estás mujeres temían a Dios más a que a las circunstancia de ser llamadas por el mismo Faraón para este método de regulación de la población. La diferencia entre estás matronas era el Temor a Dios, es lo que las hace asumir una actitud diferente, con el costo que ello involucra.

3. La tercera medida de faraón fue ordenar a su propio pueblo, los egipcios, para que echaran al río a todo Recién nacido israelita masculino y sólo dejar con vida a las mujeres. Probablemente los partos de las mujeres Israelitas comenzaron a ser controlados por vigilantes de modo de estar presentes el día del nacimiento de los niños, por supuesto en estas personas no existía el temor de Dios, y los bebes masculinos eran arrebatados y muertos.

Resultado: Multiplicación y Fortalecimiento del pueblo de Israel, había una Promesa de Multiplicación, era el Pueblo de Dios...

A esto llama el apóstol Pablo como

“maltrato hasta obligarlos a que exponer a la muerte a los niños para que no se propagaran”

Este texto es hoy día una realidad, y se da en nuestra propia vida con resultado de muerte para nuestros hijos. Como todo lo que se ha tecnologizado también las estrategias de Satanás se han modernizado, sin embargo la realidad es la misma.

El punto es a qué nivel la presión del diablo está actuando sobre nuestra vida para exponer a nuestros hijos a muerte, en la vida sexual, en el resultado del embarazo.

La Política de Regulación de Fecundidad de hace 2000 años aplicada por el gobierno egipcio estaba orientada en 3 frentes; evitar la vida sexual, por lo tanto los embarazos, provocar abortos con trabajos forzados, infanticidio inmediato con la colaboración de las parteras israelitas y finalmente el infanticidio más tardío con la colaboración del los egipcios.

A nivel de la Vida Sexual: Objetivo del diablo, Ausencia del recreo y refrigerio que reporta una vida sexual como Dios la creó. Cuando Dios ser refiere a ella la vincula con placer, y con una actitud activa de el hombre; No ir a la guerra, para alegrar a la mujer ("Cuando alguien esté recién casado, no saldrá a la guerra, ni en ninguna cosa se le ocupará; libre quedará en su casa durante un año para alegrar a la mujer que tomó. Deuteronomio 24:5) y una actitud activa de la mujer de dar recreo a su Esposo (Pro 5:18 ¡Sea bendito tu manantial y alégrate con la mujer de tu juventud, cierva amada, graciosa gacela! Que sus caricias te satisfagan en todo tiempo y recréate siempre en su amor...). La meta diablo era Amargar la vida de los israelitas, robar el gozo del matrimonio, quitar quizás el único momento de placer que podían tener. Cómo sucede en nuestros días cuando vemos matrimonios agobiados por la esclavitud del sistema que no les permite siquiera dejar tiempo para la intimidad sexual replegándola a un rincón al que ocasionalmente acuden. Sin embargo esto No sucedió, Dios le renovaba las fuerzas y frente a toda la oposición cada matrimonio se encontraban en quizás, las pocas horas de descanso que tenían.

Me imagino también que tanta presión económica y emocional, les hizo reflexionar que no era bueno tener hijos, quizás lo que les hizo seguir adelante es que ellos creían absolutamente que tener hijos era un bendición y que concebir manifestaba el Amor de Dios hacia ellos.

La colaboración de las Parteras: la Biblia nos muestra que dentro del pueblo israelita existían mujeres encargadas de asistir los partos, como las matronas actuales. Estás Parteras no sólo tenían conocimientos técnicos respecto del embarazo, sino que también entendían el valor de la vida humana a partir del pensamiento de Dios. Es decir la razón para no colaborar en este infanticidio era, tener Temor de Dios. Lo que quiere decir que aunque está práctica no se encontraba penada por ley y era respaldada por el gobierno, aunque fueron llamadas directamente por Faraón para colaborar con sus ideas, tuvieron aquella capacidad de considerar el deseo de Dios. Al abstenerse de esta práctica; PRESERVARON LA VIDA a los niños.

Qué sucedería si en todo el mundo aquellas matronas que creen en Dios decidieran abstenerse de provocar muerte, si todos aquellos profesionales de la salud escuchasen el llamado de Dios y decidieran no colocar dispositivos, no indicar anticonceptivos hormonales, no colaborar en abortos, no jugar a la vida con la tecnología reproductiva.

Si todos los que trabajamos con la vida decidiéramos en verdad preservarla, Dios nos daría lo mismo que dio a aquellas mujeres, Prosperaría nuestras familias.

La colaboración del pueblo egipcio: Tampoco hoy es raro ver a un país completo colaborando para la eliminación de los pequeños que no pueden defenderse, la diferencia es que el escenario de hoy se sitúa en el vientre materno. Las personas están convencidas que un embrión o un feto constituyen una amenaza a la vida de una persona, están convencidos que se trata de algo no humano. Sólo basta ver la férrea postura del famoso presidente Barack Obama respecto del aborto, o la postura en Chile del popular candidato MEO. A veces las personas olvidan razonar, y apoyan a individuos que son partidarios de terminar con la vida de inocentes a cualquier precio. Lo sorprendente es que existan autoridades espirituales que los bendigan y que pidan a Dios que los apoye.

Para los israelitas las Parteras significaron vida. Alguna partera asistió el parto de Moisés y le preservo la vida. Basta ya de temer al sistema, debemos pensar que el sólo acto de la abstención puede significar vida.

Espero tocar el corazón de mis colegas y de los médicos, espero que acepten está invitación a reflexionar acerca de las consecuencias de sus actos, y espero que luego de ello decidan proteger y preservar la vida.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Sufre un Niño que muere en un aborto?, Carolina Antimán Echeverría

  Morir y vivir con Dignidad, en nombre de estos preceptos se diputan temas tan álgidos como el aborto y la eutanasia, ambos situados en distintos momentos, el primero en el que la vida está irrumpiendo y el segundo cuando la vida se escapa de las manos. Ambos imponen un final, sin embargo, la muerte como tal, sólo será considerada si ocurre desde el momento en que el feto se separa completamente de su de su madre a través del corte del cordón umbilical [1] . La muerte como resultado de un aborto, no existe conceptualmente, menos aún la dignidad de esa muerte. Dentro de los criterios que hoy se incluyen para determinar que una persona ha dejado de existir, se encuentran la evaluación del estado de conciencia, la ausencia de actividad cerebral, etc. Estos son criterios válidos para la vida extrauterina. Entonces surge la pregunta. ¿Es también la muerte fetal por aborto, un momento al final de la vida? Probablemente, no sea una reflexión de la mayoría, sobre todo en los países en que

630 Niños mueren en Chile durante el año 2019, sin funeral, sin nombre, y a manos de una correcta organización de nuestro Sistema de Salud.

Alguién escribió en facebook en medio de esta Pandemia: "Cuando los muertos sean tuyos, tomarás conciencia".  La muerte duele hoy, más que nunca. Nuestro sistema de Salud esta en jaque, a pesar de todos los esfuerzos económicos y humanos para salvar más vidas. Capacitaciones al personal de salud para el uso de drogas, ventiladores, equipos de protección personal, normas y más normas, que nos protejan de este virus. Sin embargo, los muertos se suceden cada día en cantidades que nunca pensamos existirían. Los personas fallecidas pueden ser una estadística, pero detras de cada una existe una familia que llora hoy y que llorará por años la ausencia. Duele porque pertenecian a hijos, a madres, a padres, a abuelos, a hermanos, a compañeros de trabajo. Fueron 630 Niños en el año 2019, que murieron en manos del mismo sistema de salud. Para que ellos murieran se inyectaron recursos al sistema de salud, se capacitó al personal y se confeccionaron normas y más normas. Sus mue

Linaje de Los Benditos de Jehovça

Linaje de los Benditos de Jehová Carolina Antimán Echeverría [1] No trabajaran en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos [2] . Isaías Cap. 65, vers. 23 Dios llama “Linaje de los Benditos de Jehová” a aquellos de su pueblo que han sido fieles a su nombre, es una declaración sobre los que Dios considera sus Siervos. Y los llama Linaje [3] de los Benditos de Jehová. Lo que deseo rescatar de esta palabra es que aquellos que seguimos a Dios de todo nuestro corazón, somos señalados por Dios como parte de algo único, Él nos adjudica una ascendencia a un grupo especial y bendecido, nos conecta a una familia que está unida por una característica, Ser Benditos de Jehová . Nos entrega una pertenencia y una historia y nos vincula fuertemente con Él. Lo extraordinario es que esta nobleza no es sólo para nosotros, es un linaje, y como tal acompañará a nuestros descendientes. Cuando entendemos lo que somos