Ir al contenido principal

Aborto Libre, Seguro y Legal, la real Meta en la Despenalización del Aborto Terapéutico, Carolina Antimán E



Los proyectos para la despenalización del Aborto Terapéutico y las respectivas campañas para difundirlos han presentado una imagen que se sustenta en:
a)      la imposibilidad de una madre de evitar el dolor a través de la gestación de un hijo que sabe o al menos le han dicho que va a morir.
b)       la existencia de una patología concomitante a un embarazo,  con el posible riesgo de vida de la mujer
c)       el derecho al aborto en caso de violación.

Dentro de las personas que hacen voces de esta campañas se encuentra el testimonio  reales de madres que han vivenciado estás situaciones. Por supuesto, que es imposible quedar inmóvil al leerlos y apreciar los niveles de angustia que han experimentado  ellas y sus familias. Sin embargo, me pregunto;  ¿Qué tiene que ver un proyecto de estas características con el discurso de Maternidad Voluntaria que plantean los organismos  que apoyan la despenalización del Aborto Terapéutico?, ¿ Realmente las mujeres que apoyan esta causa con sus testimonios, creen que se persigue sólo la despenalización del aborto terapéutico?, ¿Los parlamentarios que se encuentra a favor de legislar al respecto, creen que se trata sólo de una acción de salud en favor del resguardo de vida de las mujeres?.
Si yo planteo, como muchos sabemos, que de despenalizarse el aborto terapéutico, se está emprendiendo un camino sin retorno que finalizará con un ley que  despenalice el aborto en todas las etapas del embarazo como es el caso de Estados Unidos, seré considerada como una alarmista sin fundamento, pues mi apuesta se basa en una cuestión de hechos, que no ha ocurrido en nuestro país.
Si el apoyo que se está entregando a esta ley de parte de la ciudadanía y de la clase política, reside en la creencia de que este movimiento en contra de la vida del naciturus termina al despenalizar el aborto terapéutico, quiere decir que aún nos queda ingenuidad, mucha.
Pues bien, en este caso la Ingenuidad debe quedar de lado, para darnos cuenta de que el fin último de este mínimo esfuerzo (Aborto Terapéutico), como le llaman las agrupaciones pro aborto, es conseguir que el Aborto sea libre, seguro y disponible para toda mujer.
No estoy especulando, no es una presunción, Es una certeza que se sustenta en  el análisis de  la forma en como estos grupos se están organizando y difundiendo sus ideas.
Cito las intervenciones de representantes regionales  que apoyan estas iniciativas, manifestadas durante un Taller de Comunicación Estratégica, realizado por  La Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe dentro del marco del Proyecto de Construcción de Mesas Ciudadanas para la Despenalización del Aborto Terapéutico en Chile, que se desarrolla a partir de la instalación de Mesas Ciudadanas por el Derecho a Decidir, en cinco regiones de Chile y que cuenta con apoyo del Fondo de Acción para el Aborto Seguro/Safe Abortion Action Fund, administrado por International Planned Parenthood Federation, IPPF (Londres).
Ángela Neira (Región del Bio Bio). Creo que es más conveniente, en una sociedad como la que vivimos, conseguir algunos avances si impulsamos el discurso de reposición del aborto terapéutico, y no el de aborto libre, seguro y legal, aunque este corresponda a nuestra demanda real. Por supuesto, reconocemos que el aborto terapéutico apela a lo médico, y entendemos que le estamos asignando a los grandes poderes un lugar privilegiado, le estamos haciendo “una petición” a los profesionales de la salud para que resuelvan proteger la vida y la salud de las mujeres, para que consideren que esta ley ya existió alguna vez. Entonces, esta estrategia de negociar con estos grades poderes sin duda tiene un límite, pues aunque existan y se acepten las causales para un aborto terapéutico, siempre la mujer estará impedida para decidir por ella misma. Será una junta médica quien decida si el feto es inviable, y será la justicia y la fiscalía la que determinará cuando la mujer ha sido violada y requiere un aborto terapéutico, y serán los médicos quienes determinan si la vida de la mujer está en peligro.  O sea, esta una situación muy limitante para la mujer y para el ejercicio de sus derechos y su autonomía. Sin embargo, reconocemos que la sociedad chilena tiene el peso de ciertos valores muy instalados, como la sobrevaloración del que está por nacer, los derechos del feto que toman primacía sobre los derechos de la mujer, etc., y por ello pensamos que el aborto terapéutico, con las limitaciones que tiene, puede ayudarnos a abrir una brecha y de allí avanzar a otras etapas.
Marcela Arriagada (Región de la Araucanía). En las discusiones que hemos tenido como mesa, reconocemos que la reposición del aborto terapéutico puede plantearse como una demanda mínima de las mujeres, resaltando la necesidad de defender el valor de la vida y la salud de las mujeres. Estos son los ejes alrededor de los cuales nos podemos mover mejor en la lucha por recuperar ese derecho perdido. Asimismo, recalcamos la exigencia de una mayor justicia social, pues claramente la penalización total afecta desproporcionadamente a las mujeres pobres. Esta es, sin duda, una estrategia que nos sirve de ejercicio para seguir avanzando, ya que estamos ciertas de que hay más posibilidades de convocar a más personas centrándonos en este eje, pues creemos que hay que hacerlo paso a paso.
Meta mínima v/s Meta real. La despenalización del Aborto Terapéutico es un paso en este camino hacia el Aborto libre. El apoyo que observamos, no tiene que ver con el sufrimiento real de las personas que están entregando sus testimonios, recuerda de algún modo  el caso Roe v/s Wade, en que años después  Norma L. McCorvey ("Jane Roe"), reconoce no haber sido violada, y que fue manipulada por sus abogadas para entregar su testimonio en el juicio.
No podemos subestimar el dolor de las personas que han vivido un embarazo que ha tenido como resultado un hijo muerto, ni la angustia de aquellas mujeres que cursan una patología grave que pone en riesgo la vida de ella y de su hijo, tampoco podemos cerrar los ojos ante el trauma de una mujer violentada sexualmente. Esto es real,  esto es la vida y está pasando  en muchos lugares de nuestro país.  Lo que lamento, es que en estas experiencias tan dolorosas existan grupos dispuestos a entregar un apoyo que no es real, que no está basado en la piedad y la empatía por el dolor del otro.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Sufre un Niño que muere en un aborto?, Carolina Antimán Echeverría

  Morir y vivir con Dignidad, en nombre de estos preceptos se diputan temas tan álgidos como el aborto y la eutanasia, ambos situados en distintos momentos, el primero en el que la vida está irrumpiendo y el segundo cuando la vida se escapa de las manos. Ambos imponen un final, sin embargo, la muerte como tal, sólo será considerada si ocurre desde el momento en que el feto se separa completamente de su de su madre a través del corte del cordón umbilical [1] . La muerte como resultado de un aborto, no existe conceptualmente, menos aún la dignidad de esa muerte. Dentro de los criterios que hoy se incluyen para determinar que una persona ha dejado de existir, se encuentran la evaluación del estado de conciencia, la ausencia de actividad cerebral, etc. Estos son criterios válidos para la vida extrauterina. Entonces surge la pregunta. ¿Es también la muerte fetal por aborto, un momento al final de la vida? Probablemente, no sea una reflexión de la mayoría, sobre todo en los países en que

Paternidad Responsable y Derechos Reproductivo, el Circo para el Pueblo, en la Discusión del Aborto. Carolina Antimán Echeverría Marzo 2012

La nueva falacia que pulula en nuestro ambiente es que necesitamos una ley que despenalice el Aborto Terapéutico, se discutió en la Comisión de Salud del Senado la idea de legislar al respecto y se presentaron argumentos más que contundentes que respaldan el hecho de que en nuestro país no necesitamos una ley , sin embargo por la falta de entereza y consecuencia  de uno que dio su voto, nos encontramos frente a la posibilidad de que se abra la puerta en nuestro país a lo que será recordado en el futuro como uno de los Holocaustos de cobertura Mundial, más atroces de la historia del hombre, el Aborto. Lamentablemente la discusión se fundamenta en conceptos rimbombantes, que se levantan en pancartas, que se anuncian en los proyectos, pero que son el equivalente a los grandes programas de espectáculo que se presentaban en nuestro país en los años 80, y que sólo tenían como objeto engañar al pueblo evitando levantar polvo acerca de las violaciones a los derechos humanos que ocurrí

630 Niños mueren en Chile durante el año 2019, sin funeral, sin nombre, y a manos de una correcta organización de nuestro Sistema de Salud.

Alguién escribió en facebook en medio de esta Pandemia: "Cuando los muertos sean tuyos, tomarás conciencia".  La muerte duele hoy, más que nunca. Nuestro sistema de Salud esta en jaque, a pesar de todos los esfuerzos económicos y humanos para salvar más vidas. Capacitaciones al personal de salud para el uso de drogas, ventiladores, equipos de protección personal, normas y más normas, que nos protejan de este virus. Sin embargo, los muertos se suceden cada día en cantidades que nunca pensamos existirían. Los personas fallecidas pueden ser una estadística, pero detras de cada una existe una familia que llora hoy y que llorará por años la ausencia. Duele porque pertenecian a hijos, a madres, a padres, a abuelos, a hermanos, a compañeros de trabajo. Fueron 630 Niños en el año 2019, que murieron en manos del mismo sistema de salud. Para que ellos murieran se inyectaron recursos al sistema de salud, se capacitó al personal y se confeccionaron normas y más normas. Sus mue