Ir al contenido principal

La Maternidad será deseada o no será. Carolina Antimán Echeverría




  

El movimiento feminista ha reformulado, en un trabajo silencioso y constante de años, el concepto de maternidad.

Las mujeres como muchas de ellas lo mencionan, han luchado por obtener derechos, que hoy no están dispuestas a renunciar. Entre ellos el Derecho Humano del Aborto.

 Uno de los momentos que me ha parecido más impresionante en esta lucha, ha sido aquel en que comenzaron a llamar Derecho Humano, al Aborto.

Tuve la bendición de estudiar algunos años la carrera de Derecho, y en ella aprendí, en el ramo de Derecho Constitucional, que un derecho humano, era un derecho inalienable, esencial, anterior a toda norma escrita, parte de nuestra esencia y dignidad humana. Por eso sé, que el aborto No es, ni nunca será un Derecho humano[1].

Nuestra esencia y naturaleza, lo aceptemos o no, está preparada para la maternidad, es nuestro diseño, está contenido en nuestros genes. Miles de mujeres podrán hacer una marcha multitudinaria en protesta por está imposición patriarcal de la maternidad, al mismo tiempo que la coordinación perfecta entre sus hipotálamos, hipófisis, ovarios y úteros, las prepararán mes a mes para ser Madres.

Nuestra esencia nos dirige hacia la vida, no hacia el aborto. El embarazo no es una imposición del patriarcado, es parte de nuestra naturaleza, estamos preparadas para parir, diseñadas para proteger la vida desde la concepción, eso no es un constructo social, está en nuestros genes.

No existe un rol social asignado a los cuidados de los hijos y a la crianza. Es un rol natural, nuestro diseño físico, nos permite alimentar a nuestros Recién Nacidos, con el solo requisito de alimentarnos, y aunque no quisiéramos alimentar a nuestros Recién Nacidos, igual nuestras glándulas mamarias secretarían de manera abundante calostro y leche, sin siquiera preguntarnos.

La Maternidad será deseada o no será, no es real. Ofrece un escenario ficticio, pues no es el sinónimo de la responsabilidad real de elegir en que momento ser Madres, respetando nuestros ciclos, dignificando nuestros úteros, y ovarios. Maternidad deseada es a costo de implantes dérmicos con enormes dosis hormonales, tratamientos hormonales diarios, que intentan suprimir la ovulación y la libertad de nuestras hormonas, dispositivos que irritan y buscar reprimir el crecimiento de nuestros endometrios, preservativos que impiden el contacto físico directo, vinculado absolutamente con el placer.  ¡Reivindicación Femenina!!, mentiras, pamplinas, yo lo llamaría esclavitud voluntaria, represión hormonal tristemente voluntaria.

Eso no es Maternidad voluntaria, no media la voluntad cuando obligamos a nuestros cuerpos a esto. Es decisión de cada una, por supuesto, pero no es Maternidad Voluntaria.

La Maternidad Voluntaria será deseada o no será, es la consigna que vemos en la lucha por el aborto.

Hay instancias en las que media el deseo, y por definición es antes de la obtención de la cosa deseada.

El deseo de obtener por ejemplo un cachorro. Deseo un cachorro, y quizás lo compraré o lo iré a buscar a un refugio de animales o lo aceptaré como un regalo. Entonces mi deseo de tener un cachorro concluye. El deseo de tener un cachorro no existe estando el cachorro conmigo, entonces luego que ya tengo el cachorro en mi casa y no lo quiero y lo mato, o pido ayuda para matarlo, no llamo a este acto, una tenencia de cachorro que no fue. ¡SI LO FUE!, lo que pasa es que no lo quise y lo maté.

En este contexto, en la Maternidad será deseada o no será, no hay deseo de Maternidad que cumplir, pues la maternidad ya se impuso en la vida, y lo que se desea en realidad es terminar con esta vida que ya está presente.

Basta de eufemismos. El Aborto no es una Maternidad que no fue, ni tampoco un Derecho humano.

Nadie muere por Amor, me dijo algún día de mi juventud una sabía mujer.

A mis 46 años, lo que comparto hoy es que no hay tal estancamiento en la vida por tener un hijo o dos o cinco como yo. No hay tal empobrecimiento por llevar a cabo labores de crianza, no se quiebra la vida cuando permites que tu naturaleza cuide de otro, no se opaca la vida con el matrimonio, ni la sexualidad se marchita.

Nuestro cuerpo, cual sea nuestra visión de la maternidad, está preparado para dar vida. Todas tenemos ovarios, todas tenemos útero, todas tenemos glándulas mamarias. La distancia perfecta para que nuestros hijos nos miren es aquella que se produce al amamantarlos. La libido se eleva durante los periodos de ovulación. Es nuestra naturaleza.

Maravilloso sería que más mujeres pudiésemos hablar no tanto de la falta de sueño, o de no poder ir tranquilas al baño o de las estrías. Todas verdades absolutas. Quizás hablar más de lo agradable que es estar embarazada en invierno porque no pasas frío, o que ese niño que no te deja dormir, en los momentos de aflicción o tristeza, es el primero en darse cuenta que algo pasa y que necesitas un abrazo o un beso. De lo extraordinario que es verlos crecer y que de a poco inevitablemente te encuentras en ellos cuando hablan o caminan.

Nuestra naturaleza obedece a un diseño divino y perfecto. El Diseño del Creador.

Resulta entonces la maternidad como una idea que nada tiene que ver con el menoscabo o el castigo, con la represión o la desventaja. Hay más profundidad, más complejidad en esté diseño. Habiendo podido Dios crear a cada ser humano por separado, la perpetuidad de la vida humana fue anclada al diseño de la mujer y el hombre.  

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.  Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

Génesis capítulo 1, versículo 27.

 

La Maternidad, es una Bendición, la primera bendición que Dios entregó al ser humano.



[1] Como sostenía Maritain, «se trata de establecer la existencia de derechos …(….). inherentes al ser humano, anteriores y superiores a las legislaciones escritas y a los acuerdos entre los gobiernos, derechos que no le incumbe a la comunidad civil otorgar, sino el reconocer y sancionar como universalmente valederos, y que ninguna consideración de utilidad social podría, ni siquiera momentáneamente, abolir o autorizar su infracción»2.

NOGUEIRA ALCALA, Humberto. LOS DERECHOS ESENCIALES O HUMANOS CONTENIDOS EN LOS TRATADOS INTERNACIONALES Y SU UBICACIÓN EN EL ORDENAMIENTO JURÍDICO NACIONAL: DOCTRINA Y JURISPRUDENCIA. Ius et Praxis [online]. 2003, vol.9, n.1 [citado  2022-01-09], pp.403-466. Disponible en: <http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-00122003000100020&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0718-0012.  http://dx.doi.org/10.4067/S0718-00122003000100020

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sólo di TE AMO, Carolina Antimán

Como un manzano entre árboles silvestres, es mi amado entre los jóvenes. A su sombra deseada me senté y su fruto fue dulce a mi paladar. Cantares Cap. 2, vers. 3. El Capítulo 2 del libro de Cantares, y en general el libro completo nos permite observar el amor profundo de una mujer y un hombre. Es un poema acerca del vínculo que comienza a unir a dos personas, nótese que es un libro bíblico, nótese que este nivel de amor es disfrutado por una pareja al alero de Dios. Creo que es justamente este el punto que nos permite observar una relación de exclusividad, un deseo de estar solos, libres, tranquilos. Son 2 enamorados que se ven el uno al otro como únicos en el universo de personas, como los más hermosos, distintos, únicos, distinguidos, se manifiestan cautivados y con un sentimiento de pertenecía fundamentado exclusivamente en el Amor. Me encanta ver que la mujer del libro de Cantares es una mujer con iniciativa, segura de si misma, tan segura de lo que es y lo que siente que no dud

Linaje de Los Benditos de Jehovça

Linaje de los Benditos de Jehová Carolina Antimán Echeverría [1] No trabajaran en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos [2] . Isaías Cap. 65, vers. 23 Dios llama “Linaje de los Benditos de Jehová” a aquellos de su pueblo que han sido fieles a su nombre, es una declaración sobre los que Dios considera sus Siervos. Y los llama Linaje [3] de los Benditos de Jehová. Lo que deseo rescatar de esta palabra es que aquellos que seguimos a Dios de todo nuestro corazón, somos señalados por Dios como parte de algo único, Él nos adjudica una ascendencia a un grupo especial y bendecido, nos conecta a una familia que está unida por una característica, Ser Benditos de Jehová . Nos entrega una pertenencia y una historia y nos vincula fuertemente con Él. Lo extraordinario es que esta nobleza no es sólo para nosotros, es un linaje, y como tal acompañará a nuestros descendientes. Cuando entendemos lo que somos

Paternidad Responsable y Derechos Reproductivo, el Circo para el Pueblo, en la Discusión del Aborto. Carolina Antimán Echeverría Marzo 2012

La nueva falacia que pulula en nuestro ambiente es que necesitamos una ley que despenalice el Aborto Terapéutico, se discutió en la Comisión de Salud del Senado la idea de legislar al respecto y se presentaron argumentos más que contundentes que respaldan el hecho de que en nuestro país no necesitamos una ley , sin embargo por la falta de entereza y consecuencia  de uno que dio su voto, nos encontramos frente a la posibilidad de que se abra la puerta en nuestro país a lo que será recordado en el futuro como uno de los Holocaustos de cobertura Mundial, más atroces de la historia del hombre, el Aborto. Lamentablemente la discusión se fundamenta en conceptos rimbombantes, que se levantan en pancartas, que se anuncian en los proyectos, pero que son el equivalente a los grandes programas de espectáculo que se presentaban en nuestro país en los años 80, y que sólo tenían como objeto engañar al pueblo evitando levantar polvo acerca de las violaciones a los derechos humanos que ocurrí